domingo, 31 de enero de 2016

Visiones





Mi mundo se derrumbó cuando papá me envió a aquel convento. Siempre supe que éramos pobres, pero la verdad golpeó cuando el único hombre que amé en mi vida, me rechazó por falta de una dote.

Luego papá murió y solo pude ser parte de ellas. De ese silencio agobiante. De la prohibición del amor carnal. De un día para el otro la vida se me rió en la cara y solo pude callar. Solo pude ser una paria entre las monjas que socarronamente me hacían a un lado. Porque estaba de prestada. Porque no pertenecía. Todo lo contrario, ellas estaban forzadas a tolerarme.

Al principio lloré mucho. Por la injusticia de la vida, por el amor trunco, por la falta de hombría del único ser que debió luchar por mí. Luego llegó el silencio en forma de obligación. El voto así impuesto provocó en mí un daño terrible. La soledad me invadió y se hizo mía. Sentí que me sumergía en un pantano de oscuridad del que jamás saldría con vida. Y ese silencio de la boca, se hizo propio, se hizo silencioso frío del corazón. Me convertí en una roca viviente y vagué cada día por los inmensos parques del convento. Buscaba. Necesitaba encontrar un motivo para seguir viviendo en esta tierra infeliz.

Los días pasaron, la pena fue aumentando. Extrañaba mi vida, a papá y a él. Lo extrañaba horrores y no poder decirlo era peor. Sentía un cuchillo permanente en mi pecho y en mi estómago. En cada rincón oscuro del convento lo veía, o en realidad ansiaba ver ese rostro pálido y maravilloso que tan elegantemente me había rechazado. “Nada tiene que ver el amor en esto, mi querida. Por supuesto que te amo, pero no hay forma de que estemos juntos” y esa había sido la sentencia de muerte. La muerte de mi espíritu, de mi vida, de mi futuro.  

Una tarde de las que muda de espíritu y palabras, decidí dar un paseo. Uno más de los miles que ya había dado. Uno más esperando a que algo cambiase. Y llegué a un rincón del convento en el que nunca había estado. Era casi en los límites más lejanos del bosque, donde un pequeño riacho avanzaba con el agua cristalina y el sonido de la naturaleza a cuestas. Recuerdo que me quedé observando las piedras del lecho. Eran doradas y los peces jugueteaban entre ellas. Recuerdo que en ese momento extrañé tanto al amor negado que grité de pura bronca y unos pájaros salieron volando asustados, como estaba yo, por la ausencia del mundo que solía conocer. Y allí mismo, debajo de un árbol la visión más hermosas y maravillosa apareció. Él, con su traje blanco, el que usaría en nuestra frustrada boda, me sonreía.

Mi corazón saltó de alegría y no pude más que correr a nuestro encuentro. Solo eran unos metros, lo juro. Unos metros que semejaron kilómetros de distancia con mi amor. Corrí sin descanso. Con la larga sotana blanca que me obligaban a usar enredándose en mis pies. Tropecé pero mantuve mi equilibrio. Solo desvié la mirada para saltar el arroyo que tenía ímpetu en su caudal. Entonces, al levantar la mirada, él ya se había ido.

Lloré desesperada. “Iván”, le grité con amargura. “No me dejes”, le rogué mientras solo pude caer de rodillas al suelo y desfallecer.

Desperté en el convento, en mi cama, en el momento justo en que una de las monjas cerraba la puerta. Intenté hablar pero la voz se me hizo ronca y agónica. Miré a mí alrededor. En mi mesita de luz había una vela encendida, un jarrón lleno de agua y un vaso. Quise moverme para tomar agua. Mi garganta estaba seca y mi cuerpo débil. Pero no pude moverme. “¿Cuánto hace que estoy acá?” me pregunté pero no hubo respuesta. Sentí que mi cabeza ardía. Estaba segura de que me había atacado una fiebre maligna. Seguramente por mi desobediencia, por emitir un sonido intenso. Intenté recordar el momento del desmayo. Pero solo pude recordarlo a él, a su sonrisa y su silencio.

Lo intenté otra vez. Necesitaba con desesperación tomar agua. Pero el cuerpo parecía ajeno. El cuerpo se había transformado en una roca pesada y no lo podía mover ni un centímetro. Mi pecho se agitó por el miedo a estar incapacitada, para siempre.

Intenté calmarme, intenté no desesperar. Observé el cuarto para concentrarme en otra cosa que no sea mi propia quietud. La penumbra era intensa, envolvente. Mis pensamientos querían huir, fugarse a otro mundo. Pero permanecían ahí a pesar de todo. Pensé que ese sería mi fin. Y no expiré en ese instante porque me concentré en uno de los extremos oscuros de la habitación. Una sombra entre las sombras, un suspiro en mi silencio. No podía creer lo que estaba viendo. Iván, mi Iván. Estaba ahí, observándome. Le rogué con mi voz arrastrada y él se acercó. Acarició mi frente y se sentó junto a mí.

La noche se hizo larga, angustiante. Pero él jamás se movió de mi lado. Puso hielo en mis labios y una venda empapada en mi frente. No quería dormirme porque temía no encontrarlo al despertar. Pero finalmente el agotamiento venció a mi cuerpo y caí en un sueño pesado, oscuro. Sentí que nadaba en aguas pantanosas intentando emerger pero sin lograrlo. Todo lo que me rodeaba era negro. Excepto por un solo punto luminoso. Intenté seguirlo. Pensé que Iván estaría ahí. Vi sus manos, su sonrisa. Sí, era él que me esperaba. Pero el camino era largo y doloroso. Mi cuerpo se desintegraba con cada movimiento. Mis manos se transformaron en huesos y lo mismo el resto de mi cuerpo que vio su carne caer hecha girones. Hasta que llegué y tomé su mano.
Y emergí de las profundidades.

Abrí los ojos solo para ver los rostros asombrados de las monjas. Ellas me explicaron que durante varios días deliré. Que se turnaron entre ellas para cuidarme y que en ese tiempo murmuraba palabras sin sentido. “Creímos que estabas poseída por un demonio”, dijo la Madre superiora. Y lo único que pude pensar fue en Iván. “¿Dónde está?”, pregunté ansiosa y ellas no dijeron nada. “¿Dónde está Iván?”, grité llorando.

La madre superiora les ordenó a las demás que salieran. Al quedar solo nosotras dos me entregó un sobre. “Llegó el día en el que te desmayaste en el bosque”, dijo y se fue. Desesperada abrí el sobre y leí la carta. Solo derramé una lágrima. Eso fue todo.


Los días pasaron mientras recuperé mis fuerzas. Cuando pude caminar sola otra vez, fui al bosque. Busqué nuestro lugar. Aquel donde había comenzado toda esta locura y sin pensarlo dos veces me uní a Iván. Él había partido aquel día. Se había suicidado porque me extrañaba y nada podía hacer para recuperarme. Entonces lo seguí como se siguen los grandes amores, los amores imposibles en esta tierra, aunque eternos en el más allá. 

Autor: Soledad Fernández - Todos los derechos reservados 2016

lunes, 25 de enero de 2016

Very Inspiring Blogger Award

      Mi Blog ha sido nominado a este premio Very Inspiring Blogger Award por el +María Campra Pelaez y su blog: Escritora mamá al que recomiendo pasen y conozcan. Muchas gracias María por este premio.

    Es un premio otorgado por los bloggers a otros compañeros de blogosfera que les inspiran con su trabajo, y cuyo empeño y constancia enriquecen este “mundo virtual”. Este reconocimiento nos pide que honremos y aprendamos más sobre la persona que hay detrás del blog.

   Como cualquier otro premio, también tiene sus normas:

  •   Dar las gracias y vincular a la persona que te nominó.
  •   Enumerar las normas y mostrar el premio.
  •   Compartir siete cosas sobre ti.
  •   Informar a los nominados.
  •   Exhibir con orgullo el logotipo del premio en tu blog.
  •   Seguir al blog que te nominó.
  •   Nominar otros 15 Blogs que te sorprendan.
     Ahora siete cosas sobre mí:

                1.- Mis ojos son de color marrón .

                2.- Me gusta mucho ir de tiendas a mirar ropa, zapatos y carteras

                3.- Soy médica y mamá por lo que el tiempo para mí a veces es escaso.
                4.- No cuido plantas, a eso se dedica mi marido je.

               5.- Me encanta la playa, el verano en la playa y sobre todo leer muchos libros cuando estoy de vacaciones.

               6.- Cuando era pequeña me encantaba leer y dibujar.

               7.-  Me encantan los juegos electrónicos y las series de detectives como Castle o Elementary.

     Y ahora he de elegir a mis quince nominados. No sé sí me repetiré, pero aquí van, intentaré que no sean los mismos de Chari:



     Felicidades a todos y espero que disfruten del nuevo premio.

viernes, 22 de enero de 2016

Una hora a la semana





Agudicé el oído y los escuché. Los gemidos penetraron mis sentidos y enloquecieron mi espíritu. La violencia se apoderó de mí y ya no pude controlarme. entré y los vi. No sé que fue peor: si verlo a él sobre ella o a Jimena desorbitada de placer.

“¡Hipócrita!”

Una hora antes había entrado a la casa a pesar de que no era nuestra tarde. Jimena me esperaba cada miércoles luego del almuerzo. Yo ansiaba esos miércoles. Siempre supe que estaba mal. Siempre entendí el arreglo, pero con el tiempo me di cuenta de que era adicto a esos encuentros. Que necesitaba a Jimena como al oxígeno.

“Esto no puede durar por siempre, Darío”, me decía ella. Pero siempre creí que sus palabras eran para mantenerme enganchado, para hacerme desearla más. Porque ese era el efecto, el poder que tenía sobre mí, obvio. Yo llegaba puntualmente mientras que ella me esperaba en el living, desnuda, expuesta. Esperaba por mí. Su piel blanca y sus curvas bien marcadas era la provocación necesaria para que mi cuerpo reaccionase. Ella era una invitación a la locura y tardaba en amarla, lo que me llevaba desnudarme. Ni un “Hola”, ni un “¿Cómo estás?” Nada. Ni una palabra, solo gemidos de placer y éxtasis. Una hora de puro sexo descarnado, de pasión desenfrenada y sin tapujos. Ella me hacía suyo y yo me dejaba. Ella me dominaba con sus movimientos, con sus caderas redondeas, con su busto perfecto de madre de 3. Ella me hacía explotar. Y luego, se fumaba un cigarrillo y yo me tenía que ir a esperar, me iba a vivir 7 días sosos, amargos y solitarios, para volver a encontrarme con ella una semana después.

Jimena era casada y 15 años mayor que yo. Estaba seguro de que el marido no le prestaba atención. ¡Idiota! Estaba seguro de que no la amaba, que no la deseaba más. Ella no decía nada, pero esas ansias hacia mi cuerpo, hacia mi persona tenían un origen y era el desamor. Podía jurarlo.

La había conocido en el negocio, varios meses atrás. En la librería donde yo trabajaba. La sorprendí mirando un libro de sadomasoquismo o quizás sería el Kama Sutra, no recuerdo. Lo que si tengo presente es que ella se puso colorada y yo le sonreí. Lo último que recuerdo de ese día fue que terminamos en el baño del local. Ella bajó su ropa interior y desabrochó mi jean. En un segundo estábamos gimiendo al unísono sin importarnos si afuera alguien nos escuchaba.

Ella era una tromba. Un vendaval que me dejaba exhausto, deseoso de más, y tirado. Por sobre todas las cosas me dejaba tirado.

Luego de aquel primer encuentro, me dio su teléfono y desde entonces, los miércoles se convirtieron en nuestros. Una hora a la semana que hacía que el resto de mi vida fuese solo un suspiro imposible de contener. Esa hora a la semana provocaba que el resto de mi existencia no tuviese razón de ser.
Y el tiempo fue pasando y mis necesidades fueron aumentando.

“No insistas, esto es todo lo que tendremos. Disfrutalo”, me había contestado la primera vez que insinué salir a comer o ir al cine solo los dos. En cualquier otro momento, con cualquier otra mina eso hubiese sido un punto final. La habría mandado a la mierda, así de simple. Pero a Jimena no. Ella me decía que no mientras sus dedos jugueteaban con mi pelo o cuando desnudos y tirados en la alfombra del living, ella besaba la piel de mi espalda. Era un “no” agridulce y eso me encendía más. La deseaba más solo porque me negaba todo. Solo porque me convertía en su esclavo.

Pero no desistí. Tarde o temprano ella se iba a ablandar como yo lo había hecho. Ella debía ser mía por siempre y no me importaba el costo.

Las semanas pasaron y los “no” se acumularon. Comencé entonces a espiarla solo para sentirla cerca de mí, aunque  enseguida me di cuenta de que ella era presa de su hogar. La mucama se encargaba de llevar los chicos al colegio y de traerlos, de hacer los mandados y demás cosas. Y ella permanecía encerrada en su casa. Entonces, pensé en seguirlo a él. Necesitaba conocerlo, saber como era mi enemigo para derrotarlo. Era un rubio enorme y trajeado, de facciones duras y un gesto de “No recibo un no por respuesta”, que metía miedo. Pensé que si tal vez le descubría un amante y se lo contaba a Jimena, ella entendería que su destino era estar conmigo. Quizás de esa manera, yo tendría una chance de estar junto a ella las 24 horas del día.

Pero fue difícil precisar qué hacía este hombre luego de salir de la casa. Era complejo seguirlo y fácilmente desaparecía. Y eso se me hizo extraño. Aunque el embelesamiento por mi Jimena no mermó, sino todo lo contrario. Cada semana me quedaba con ganas de más. Con la sensación de que su amor me era entregado a cuenta gotas. Y una mañana de abril decidí aparecer. Decidí confrontarla y pedirle que abandonara a su marido, que fuera mía. Sí, le pediría matrimonio y seríamos felices para siempre.

Al llegar a la casa todo estaba en silencio. Sabía que el dueño de casa y de mi mujer no estaba porque lo había visto salir con su auto. Sin embargo, entré con sigilo. No quería asustarla, sino sorprenderla. La casa se veía diferente sin ella en el living esperándome. Todo estaba en una penumbra que no me agradaba. Entendí que ella era mi luz, me persuadí de eso y continué buscándola. Fui hasta la cocina y no estaba. Fui hasta el lavadero, el garaje y la habitación de los niños. Nada. Solo quedaba la habitación de Jimena y su esposo.

Respiré hondo y entré. Ella se sorprendió al verme y por un segundo dudó. Pero de inmediato se abalanzó sobre mí y me despojó de cada una de las prendas. Primero desabrochó con violencia mi camisa, tanto que los botones saltaron por el aire. Mientras besaba mi pecho, desabrochó el pantalón. Me empujó en la cama y quitó toda mi ropa, los zapatos, las medias. Hasta el reloj que fue a parar a la alfombra con un mudo rebote. Jimena se trepó como una amazona sobre mí y entre gemido y gemido le grité que la amaba, que quería casarme con ella. Pero Jimena tapó mi boca con sus manos ahogando mi declaración de amor. Fue tan intenso que en cinco minutos todo el vendaval desatado se consumió y quedamos exhaustos en la cama.

La observé. Estaba hermosa con su cabello despeinado y el busto asomando por la camina entreabierta. Me acerqué para besarla y susurrarle todo lo que quería vivir con ella pero entonces escuché el ruido de la puerta. Ella saltó de la cama y me arrojó la ropa en la cara. “Es del servicio de inteligencia… ¡si te encuentra me mata!”, dijo desesperada y me rogó que me escondiera.

Corrí por los pasillos de la casa en busca de un rincón para que no me viese. Entre tanto el marido de Jimena entró y fue directo a la habitación. Escuché de lejos que él hablaba alto y me preocupé por ella. Aunque me había repetido al salir de la habitación “No vuelvas aunque me escuches gritar. Me va a matar si te ve”. Pensé en qué excusa podría darle ella al estar desnuda en la habitación, con la cama revuelta. Entonces volví no sin antes agarrar una cuchilla. Debía defenderla, debía liberarla.

a centímetros de la habitación escuché los terribles gemidos. Con la adrenalina recorriendo mi cuerpo, abrí la puerta de golpe y entré como un soldado embravecido.

La sangre se esparció por todos lados. Las paredes y el techo quedaron teñidos de rojo y mis manos temblaron luego de finalizar. La carne apenas ofreció resistencia a mi puño que no pudo contener la rabia, la bronca acumulada. Los maté a los dos mientras hacían el amor en donde cinco minutos antes la había hecho mía.

Las sirenas de la policía sonaron de inmediato. No entendí muy bien el porqué. Aunque creo que ella había planeado todo. Creo que ella quiso que lo matara solo a él. “Pobre infeliz” Me escondí en el sótano, asustado, pero al bajar el último peldaño me di cuenta que había perdido mi reloj. Pensé que eso podría delatarme. Pero ya no importaba. Había matado al amor de mi vida en un arranque de locura. Sus ojos gozando con mi rival eran algo con lo que no podría haber vivido jamás. Entonces, ahí mismo esperé a que me encuentren y si no lo hacían...bueno buscaría otra Jimena para llenar mi hora de los miércoles.

Autor: Misceláneas (Soledad Fernández) – Todos los derechos reservados 2016



sábado, 16 de enero de 2016

Destino






Caminás por el callejón oscuro. Un olor nauseabundo penetra tus sentidos y te da asco. Querés vomitar pero intentás no hacerlo. Respirás hondo por la boca. Así es mejor. Te convencés de que esa simple acción te hace bien y continuás con tu camino en la penumbra. No ves mucho aunque no te importa. Necesitás encontrarte con ella y ahí es donde ella va a estar. Eventualmente.

Mirás la bruma que avanza directo a vos. A tus pies. Parece que repta, se acerca. Te quiere envolver. Seguís caminando. Nada puede detener tu marcha hacia ella. Pero la bruma no desiste. Parece que lee tus pensamientos. O quizás la oscuridad te trastorna y te hace creer que cosas extrañas pasan a tu alrededor.

Intentás concentrarte en tu destino, en ella. Observás el piso: está encharcado. Las paredes de ladrillos chorrean humedad, grasa y quién sabe qué más. El entorno te modifica, te hace sentir pesaroso. Ahogado. Sí. Te falta el aire, te falta luz. La oscuridad está presente, aunque hay un destello que ilumina tenuemente el lugar. Agradecés eso porque si no estarías perdido. Caminarías a tientas. ¿Estará ahí? Estás seguro que sí. Aunque no entendés esa seguridad. Esa certeza.

El camino se hace letárgico. Sentís que tus piernas pesan, se enlentecen. Llevás casi por instinto tu mano al abdomen. Un dolor lacerante se instaló de golpe ahí, en tu costado derecho y tu mano siente algo, humedad, calor. “Esto no me va a frenar”, pensás. Y continuás tu camino lento, pero firme.

Un ruido te desconcentra. Mirás hacia atrás, lo que vas dejando. Nada. Ni un alma te sigue y el camino se torna borroso. Sentís que sólo existe el ahora, este momento. Ya. Adelante: incertidumbre, atrás: la nada. Y ahora: el dolor. Pensás en ella. Pensás en cómo te va a recibir. ¿Te abrirá los brazos? Querés pensar que sí. Aunque es un deseo. Deseás llegar a sus brazos y descansar por sobre todas las cosas. Deseás llegar a ese punto en el futuro, a ese momento que te saca del ahora oscuro y doloroso.
Sentís frío. Sentís que eso húmedo que sale de tu costado derecho se lleva el calor consigo. Tu calor. Apretás fuerte. Pero no evita nada. La bruma sigue avanzando junto al frío y trepa por tus piernas, sube. Se acerca a tu tórax. Tu respiración se acelera. No querés que todo termine antes de encontrarla, antes de verla. Querés llorar y una lágrima se escapa de tus ojos. “Vamos no seas cobarde. Nada termina antes de lo debido.”, te decís porque en el fondo de tu corazón querés tirarte ahí, darte por vencido y dejar que el mundo continúe girando. La frase ayuda. Al menos por ahora.

Y luchás. Te resistís al frío, a la bruma; seguís caminando. Mirás al cielo y ves las estrellas; jamás estuvieron tan brillantes, tan magníficas. Eso te da fuerzas y por un instante la energía y el calor vuelven a tu cuerpo. Avanzás un poco más. Unos metros, unos minutos más cerca. A lo lejos divisás una silueta. ¿Será ella? Sí. Es ella, lo sabés y tus pies tienen vida propia, se aceleran.

El camino parece largo pero ya falta menos. El dolor en tu costado se atenúa, la sangre deja de manar. Tu pecho se serena, la bruma se dispersa. Ella está más cerca y vos la estás por alcanzar. Recordás el segundo en el que iniciaste el camino, y otra vez mirás atrás. Mientras mirás tu pasado, unos brazos te toman, te envuelven. Un manto negro te acuna, te consuela. Ella te abraza mientras te observás tendido en el callejón oscuro, solo y desangrándote. Entonces cerrás los ojos, sonreís con dulzura y aceptás este destino. Y así, la Muerte quita tu último respiro para que puedas traspasar el umbral.


Autor: Soledad Fernández – Todos los derechos reservados 2016
Imagen hallada en la web

martes, 12 de enero de 2016

Tristeza






Hay días que siento la pena del mundo entero en mi alma. Hay días que cargo la responsabilidad de la humanidad en mis hombros. Hay noches donde el insomnio colectivo me mantiene desvelada. Hay momentos en los que la ceguera de todos, el egoísmo y el odio me apuñalan una y otra vez, dejándome moribunda y expuesta. 
Hay momentos... Hay dolor...Hay tristeza al sentir que todo se derrumba y que quizás, solo quizás, sea yo la única que se da cuenta.

Soledad Fernández - Todos los derechos reservados 2016

sábado, 9 de enero de 2016

La última noche







Damián entra apurado por la ventana. Su cuarto está en penumbras; lo ve desdibujado. Las manos le tiemblan, la visión está desencajada. Uno de sus pies se enreda en la cortina y cae de rodillas al suelo. Apenas siente el dolor, pero su cuerpo en contacto con el parqué de la habitación provoca un ruido sordo, opaco que se ahoga en la tranquilidad de la madrugada. Se arrastra hasta su cama y se queda ahí tendido. Suspira. La agitación de minutos antes aún persiste, tarda en relajarse, en volver a ser él. Lentamente entra en un estado de sopor. Se duerme profundo. Silencio absoluto…

Cientos de imágenes se suceden, figuras de un sueño convulsionado y violento. Una mancha roja se hace presente frente a sus ojos. Se estira, se hace enorme, crece y lo envuelve. Se transforma en un charco gigante que lo baña. Puede sentir el olor a sangre coagulada penetrando sus sentidos, asfixiándolo. Sin embargo, está excitado aunque no sabe por qué. El baño rojo pasa. La sangre se seca en el cuerpo de Damián mientras que sobreviene la oscuridad acompañada de los alaridos de alguien. Gira su cabeza hacia la fuente del desgarrador sonido y ve una joven. Ella es la que grita. Damián la conoce. Es una de las chicas top de la secundaria. Camila. Siempre le gustó. Ella es una de esas jóvenes que se desarrolló antes de tiempo, que les ganó en belleza a todas sus compañeras. Es alta y tiene unas tetas maravillosas que se dejan ver a través de la remera ajustada que siempre lleva. Ahora parecen más grandes y eso lo excita más. Siempre la imaginó desnuda en su cama. Pero es la novia del capitán del equipo y eso es un problema para él. “Típico de una mala historia”, piensa.

Ella continúa gritando, incansable. La sangre avanza como un mar rojo y embravecido. Él quiere saber de dónde proviene tanto y busca. A su alrededor la bruma se hace espesa y no lo deja ver bien. El olor es desagradable y no poder ver lo trastorna. Entonces, la luna sale e ilumina sus manos. Están rojas. Una brisa cálida se esparce entre él y la joven, como un suspiro y dispersa la neblina. En el suelo ve un brazo arrancado de cuajo. La sangre proviene de ahí. Unos metros más adelante, el cuerpo del capitán del equipo yace inerte con una horrible expresión de dolor mezclada con terror. Damián mira a Camila, también bañada en sangre y despierta de golpe.

La mañana está presente. Damián apenas recuerda el sueño, pero tiene un sabor a triunfo. Al menos en sus sueños él tiene una chance de quedarse con la mujer que ama. Se levanta de un salto y va hasta su ropero a cambiarse la ropa. El piso está lleno de barro mezclado con algo, pero no le interesa. El sueño lo dejó satisfecho y eso es lo mejor que lo podría haber pasado a su autoestima. Recuerda la noche de juerga con sus amigos. Recuerda que la pasó muy bien. Aunque habían tomado de más y ahora los detalles están poco nítidos. Pero se siente contento a pesar de las lagunas mentales mañaneras.

Llega a la escuela. Ve chicas llorando y a los forzudos del rugby ocultando sus propias lágrimas. La conmoción es generalizada. Por un breve instante piensa en su sueño y cree que si se tratase de una película mala de terror, su eterno rival habría desaparecido y su joven y deseada novia caería rendida en sus brazos. Una mueca se le dibuja en los labios tan solo de pensar en ella como trofeo. Pero borra la sonrisa al ver los rostros ensombrecidos rodeándolo. A lo lejos divisa a sus amigos. Se acerca no sin notar la cara de preocupación de los muchachos. “Desaparecieron”, dice Javier. “¿Quiénes desaparecieron?”. El silencio se convierte en una mala sentencia. Camila y su novio no aparecen por ningún lado. Nadie sabe dónde encontrarlos, nadie los vio desde la tarde anterior.

“Estaban vivos cuando los viste, ¿no Damián?”, dice Lucas y Damián siente algo raro en su pecho. Comienza a pensar que tal vez el sueño no era del todo una pesadilla. ¿Y si era un recuerdo? “No puede ser”, se dice una y otra vez. Y la duda pesa en su conciencia.

Trastornado vuelve a su casa. Va a su cuarto, todo se encuentra limpio. Todo pulcro como cada día. Piensa en las huellas que dejó por la madrugada, esa mezcla de barro y algo más. No se atreve a pensar en ese componente extra. Teme. Se sienta en la cama e intenta recordar lo vivido la noche anterior. ¿Cómo es que no los recuerda? Lo único que se viene a su memoria es cerveza, mucha y sus dos amigos. “Fuimos a lo de Lucas, al sótano… a tomar las cervezas y a jugar a la play…” Recuerda el juego: Noche de luna. Hombres lobo contra zombis. Multiplayer. Él iba ganando. Pero estaba pasado. Empezó a hablar pavadas. Recuerda las risas. Recuerda que hablaron de Camila. “Vos fuiste el último en verlos, Damián”, le había dicho Javier esa mañana en la escuela.

El sueño lo vence nuevamente. Se duerme pensando en la luna llena y en el resplandor. Se encuentra frente a la pantalla. Va ganado, siempre gana. Es uno de los hombres lobo. Sus compañeros de juego ríen a carcajadas y él solo puede pensar en Camila, en sus curvas. En todo lo que haría si la tuviese en su cama, sin ropa. “Encarala, man”, le dice Lucas tan borracho como él. Damián se imagina ese bombón derritiéndose en sus brazos, tanto que se le cae la lata de cerveza en los pantalones. “Menos mal, así se te baja un poco”, le gritan a carcajadas sus amigos. Damián se levanta contrariado. Esos comentarios son de mala onda, piensa. “No te enojes”, le dice Lucas. “Andá a buscarla si estás tan caliente con ella. Andá y decile” le grita Javier. Y Damián va hasta donde vive ella.

Otra vez los gritos, la sangre y el terror que lo despiertan de golpe. Esta vez, está más seguro de haber sido culpable de esas desapariciones. De alguna manera, sabe que se las ingenió para matarlo y destrozarlo. A pesar de que aquel muchacho le lleva más de una cabeza de altura, cree que pudo derrumbarlo y descuartizarlo. Se imagina comiendo a su contrincante, crudo, sanguíneo. Se imagina desgarrando la carne de su brazo con los dientes. Pero de inmediato la náusea aparece y tiene que ir al baño a vomitar. “¿Estás bien hijo?”, escucha entre arcadas. “No es nada mamá”, le contesta.

El sopor aparece otra vez, en ecos febriles y lejanos. “Estás ardiendo, Damián”, dice su madre preocupada. Él teme lo peor. Está convencido de que se va a transformar en un monstruo, de que es el asesino. Que de un momento a otro la policía va a llegar y lo va a interrogar.

“Tenés más de 40 grados…” La madre le da algo para tomar y Damián se duerme rápidamente. Y los gritos lo persiguen. La ve a ella, a la distancia. La ve con un camisón blanco, translúcido. Puede distinguir su figura a través de la tela. Ve sus senos, esos que lo vuelven loco cada noche. Se acerca hipnotizado. El aroma de ella se siente en todos lados. Ella es una loba y él será su conquistador. Camina hacia ella. Siente el pasto mojado debajo de sus pies descalzos. “Esto es un sueño”, se repite. Pero es muy real, demasiado. Extiende su mano y la acaricia. Toca el rostro de ella y desciende por el cuello y más allá. Su piel es blanca y caliente. El aroma de Camila se confunde con otro pero no le importa. Ella es lo que siempre quiso y ahora la puede tener. Se acerca para besarla. Se siente torpe. “Es la cerveza”, piensa mientras sus labios tocan los de ella. Siente su lengua en la boca y le parece lo más exquisito del mundo. Pero ese olor fuerte se hace intenso, penetrante, nauseabundo. Es el olor a sangre.

Damián abre los ojos, se desprende del beso más esperado de su vida. Detrás de Camila está su novio destrozado. Ella retrocede. La luna sale y la alumbra en su magnificencia. Y mientras arranca su ropa, su cuerpo desnudo se transforma y un aullido sale de su garganta. El corazón de Damián se desboca. Escapa corriendo. Corre cuadras y cuadras desesperado. Se cae en el barro. Se levanta con torpeza. La vista se le nubla por el alcohol que aun circula por sus venas. Tropieza. Se cae otra vez pero ahora divisa su casa y va directo hacia allá. Siente el terror en su nuca. Siente que el miedo trepa por su espalda como una garra que se clava en su cuello. Entra por la ventana de su cuarto. Se tira en la cama y piensa en ella, en la visión de la mujer transformándose en un monstruo asesino. Ve una sombra. Alguien que avanza, que lo sacude por los hombros con violencia. No quiero morir, piensa y grita con todas sus fuerzas.

“Despertá Damián”. Él abre los ojos y ve a su madre. Suspira aliviado. “Fue sólo un sueño. Estoy a salvo”, piensa y sonríe.

“Mirá quien te vino a visitar”, continúa ella. Damián ve a la mujer de sus sueños y sabe que es la última noche que vivirá… al menos como un ser humano.


Autor: Soledad Fernández – Todos los derechos reservados 2015/16

sábado, 2 de enero de 2016

Cacería







Corré. No pares. No es el momento. No mires atrás. Sabés que si te descuidás un segundo, todo se va a la mierda. Aunque minutos atrás lo tiraste al carajo. ¿Qué tiraste? Tu vida. Sí. Tu existencia se fue por el caño. Por testarudo. Por estúpido. ¡No pares! ¿No ves que te alcanza? No recuerdes. ¿Para qué? ¿Que si ella te amaba? Todavía no entendés nada. Sos el mismo idiota de siempre. Desconfiado. Egocéntrico. Inmaduro. ¡Seguí! Él viene detrás de vos. Te persigue. ¿Sentís la muerte en tu nuca? Te respira ese hedor a podrido mezclado con azufre. Lo merecés por bastardo.

Ella siempre te amo. ¿Y vos? ¿Qué hiciste con ella? La trataste como un trapo de piso. Como tu puta personal. Lo único que hacías era ir a saciar tu sed masculina. Ja. Ahora ¿cuánto te cuesta esa sed? Tarado. Ella solo pedía amor. Ella te necesitaba a vos. ¡No pares! ¡Corré!

Ella era el ser más dulce del mundo. Sólo quería una familia. Sentirse amada y protegida. Una vida normal. Pero vos querías aventuras. Querías sentirte libre y poder volar. Como un pájaro, le decías. Y ella aceptaba tus embustes y en las noches solitarias lloraba sin consuelo mientras vos... vos andabas con todas.

¡Corré! Escondete en este callejón. Entre la basura  y la mugre, entre las ratas y el olor a podrido. Sabés muy bien que pertenecés a este lugar. Suspirás. Le jurás a Dios boludeces sin sentido. Prometés. ¿Qué podes prometer si ya rompiste todas las promesas? Tal vez no te encuentre. Tal vez te perdone la vida. Esa miserable vida que no merecés vivir. No ahora. No jamás.

Te relajas durante un breve momento ¿Te sentís seguro? Respirá hondo. Recuperate. Porque no te va a ser tan fácil. Ya no. Esta va a ser una noche larga y si no, será una lenta agonía. Porque él te va a hacer sufrir como ella sufrió por vos.

No entendiste nunca el corazón de ella. Tus ausencias fueron destruyendo su espíritu. Su dulzura y su luz se fueron extinguiendo. ¡Ah! Pero había alguien atento. Un él que observaba el deterioro de tu princesa.

Shh. Silencio. No respires. Alguien viene. ¿Sentís los pasos que se acercan en la oscuridad? ¿Sentís tu piel erizarse, tu nuca tensa, tu respiración entrecortada? Si. Seguro que él sabe que estas acá. ¿Qué esperás? ¡Corré!

Los minutos pasan. Ya no te da el cuerpo. Tus músculos se acalambran. La cabeza te da vueltas. Pensás en ella. En como una tarde no pudo más con tu ausencia. En como luego de contarle a él por teléfono su sufrimiento, sumergió su futuro en agua helada y su alma se condenó para siempre. Horas más tarde, él la encontró pálida, inerte. Él la lloro. No como vos que sos un insensible. No como vos que dijiste "seguro que era depresiva". Entendelo: vos la deprimiste.

¿Seguís corriendo? No lo hagas. Ya es tarde. Él te encontró... Fijate, ahí está. Miralo a los ojos. Observá su dolor. Es genuino. No huyas más. No hay escapatoria. Él te encontró y te va a dar caza. Hacete un favor y morí como hombre. Y andá directo al infierno.


Autor: Soledad Fernández – Todos los derechos reservados 2016

El ataúd milagroso

La portezuela de la verja estaba abierta, se dirigió hacia la escalera, y el otro le siguió. Le pareció que por las habitacio...